ADAPTACION, ARTICULOS, ESCUELA DE PADRES

EL PRIMER DÍA DE ESCUELA INFANTIL

Comenzamos un nuevo curso en la escuela infantil Lapizitos, y lo hacemos con muchas ilusiones y nuevos proyectos.
Durante el mes de Septiembre, los papás y mamás, las profes y las niñas y niños nos iremos adaptando o readaptando a los nuevos horarios tras el periodo vacacional así como del regreso a las rutinas de la escuela.
Para muchas de nuestras alumnas y alumnos que ya están en su último curso de esta primera etapa de infantil, no supone ninguna adaptación el regreso a las aulas de infantil. Lo hacen llenos de ilusiones por volver a ver a sus compañeros de juegos y a las profes de Lapizitos.
Es para las más pequeñas y los más pequeños, para quien estos primeros días de escuela suponen un momento delicado. Por esto, desde Lapizitos queremos que las familias de las niñas y niños vivan la incorporación a las aulas como una oportunidad para el descubrimiento y  no como una obligación. Para ello, sugerimos que se le hable a la niña o al niño de lo bien que lo va a pasar en la escuela durante las horas que mamá y papá van ir a trabajar y que ambos (padres e hijos), están deseando reencontrarse con sus compañeros y/o conocer a otros nuevos que se incorporen a las aulas o los trabajos.
Hoy queremos ofreceros algunas pautas y trucos para hablar con vuestras hijas e hijos, ya que los primeros días son una “prueba de fuego” para todos y está dentro de la normalidad que el pequeño/a al incorporarse a la escuela los primeros días sienta desconfianza y sensación de abandono, por esto es importante que durante estos días de transición, las familias transmitan a la niña y al niño la idea de que la asistencia a la escuela es una oportunidad para descubrir y divertirse, para aprender nuevas cosas a través del juego y para relacionarse con otros niños y niñas de su misma edad.
Para ayudar a la niña y al niño en su periodo de adaptación,las educadoras de Lapizitos y en especial la responsable del aula que corresponde a cada alumno, harán de intermediarias entre el pequeño y su nuevo entorno, procurando que se sienta seguro mientras toma confianza con las profes y el medio.
Las familias (mamás, papás, abuelas,etc), deberán estar seguros de la decisión que han tomado de incorporar al pequeño a la escuela y transmitir esta confianza, tranquilidad e ilusión a sus hijos. De esta manera, favorecerá la adaptación del menor y el niño no percibirá ansiedad, miedo o desconfianza en la madre o padre al dejarle en el centro.
El momento de la despedida de la niña o el niño, es uno de los momentos más importantes para los primeros días de escuela. Por ello, hay que evitar llevar al niño en brazos si ya camina, o sujetar al niño entre brazos evitando que la educadora lo recoja. Es preferible que la mamá o el papá se desprenda del niño tranquilizándole en lugar de transmitirle su propia angustia por la separación.
Igualmente, es más acertado hablar con el niño o niña y explicarle que en la escuela se van a quedar con sus profes y que los familiares volverán a recogerle al finalizar la jornada escolar. Con esto, queremos decir que es preferible volver a hablar con el niño en el momento de despedirse, de manera que les tranquilice y les de seguridad, en lugar de marcharse a “hurtadillas” en un despiste del menor. Porque esto le frustrará por el sentimiento de abandono.
Es preferible que las palabras de despedida sean  breves y no alarguen el momento. Evitando por parte de la familia, el sucumbir ante los llantos o rabietas del menor.
Recordad: la familia de las niñas y niños, siempre ha de transmitir seguridad al menor.  La mamá, el papá o cualquier otro familiar a cargo del niño, debe ser más fuerte que él a la hora de la despedida. Si el niño siente desconfianza o miedo en su familiar, conseguiremos que el niño llore y no quiera desprenderse de los brazos que le traen a la escuela.
En Lapizitos, como somos una “escuela abierta”, las mamás y los papás, pueden regresar en cualquier momento tras el horario de entradas y ver al menor a tiempo real con la actividad que esté desarrollando. Incluso, pasado el periodo de adaptación, se facilitará el que algún familiar pueda participar en el aula realizando alguna actividad con los pequeños.